top of page

Meetings: Cuándo asistir y cuándo decir "no".

Con la pandemia, las meetings se han multiplicado. Cosas que se podían hablar mientras hacías el café en la cocina de la oficina, ahora necesitan de un catchup de media hora. Pero... tenemos que ir a todas?


Meetings...las necesitamos?
Evitando lo evitable

A ver, primero que nada, un par de aclaraciones: No hablo solo de meetings virtuales, las cuales es cierto que aumentaron debido al trabajo remoto en estos últimos 2 años.

Por otro lado, como van a leer más adelante, no hablo de TODAS las meetings. Pero bueno, de eso se trata este post. De saber identificar cuáles reuniones sí y cuáles reuniones no.


Un poco de contexto: La semana laboral de 4 horas.

Hace no mucho me encontraba yo leyendo un libro muy popular entre los que buscan maneras más eficientes de trabajar y gestionar sus balances vida/trabajo. El libro en cuestión es La semana laboral de 4 horas. Me lo habían recomendado así que bueno, le entré con unos mates de por medio. Si bien había un par de cosas medio utópicas, voladas y sensacionalistas con el fin de vender el libraco supongo, sí es cierto que había puntos a considerar.


Uno de ellos era particularmente el de perder tiempo con mails y reuniones. Muchas veces mandamos un mail para obtener una respuesta que fácilmente hubiésemos conseguido con, pre-pandemia, un golpecito en el hombro y un "che, qué onda esto?". Ahora, eso puede ser un mensaje en Teams, Slack o lo que usemos para chatear.


Elegir el mejor canal para resolver lo que tenemos como dependencia con otra persona es un aspecto fundamental. El mail está bien para comunicar cosas que requieren un análisis y toma de decisión no instantáneo por parte de la persona a la que se lo mandamos.


Otras cosas, más simples, pueden ser resueltas como les decía arriba: "che, qué grupo necesito tener para acceder al s