Contractor vs Permanente: Cuál es para vos?

Actualizado: 29 may

Hoy, durante un En Vivo, surgió una pregunta qué, vaya casualidad, tenía entre las notas que escribir acá en el blog. La pregunta en cuestión fue "qué recomendás? Ser consultor independiente o trabajar en relación de dependencia?".

cafecito y trabajo
La vida del consultor...va?

Obvio que esto es muy subjetivo y, como respondí en ese momento, la decisión va a depender de qué prefiera la persona. Algunos son felices no haciendo mucho y teniendo un lugar seguro por largos años. Otros son más inquietos, movidos quizás por ambición, y prefieren cambiar de lugar ni bien sienten que no hay mucho más que hacer. Yo, personalmente, me encuentro en este último grupo.


Pero como todo, hay muchos matices en la decisión. Por un lado vamos a tener que considerar qué tanta demanda laboral hay o no para el puesto, sino para nuestro perfil más bien. Si sos un senior, las chances están de tu lado: Hay trabajo para tirar al techo! De hecho, cuando hablamos de ser independiente, te diría que la mejor idea es esperar a este seniority para poder estar cómodo vendiéndote y deleitando clientes con tus conocimientos y experiencia. Esto es, en definitiva, lo que va a generar las recomendaciones, las oportunidades y dejar las puertas abiertas.


Si tu perfil es atractivo, te encontrás rechazando varias ofertas por semana y encima sos una persona que le gusta cambiar de aire seguido, si...te recomiendo ir por la senda del consultor independiente. Si tu paz mental está en tener la seguridad de un trabajo y no tener que lidiar con buscar nuevo trabajo cada 6 meses o un año, de que todos los impuestos, obra social y demás están cubiertos por tu empleador...ahí te diría que te quedes como Permanente. Y ahora...qué ventajas y desventajas tiene un estilo y otro de vida?


Lo bueno: Plata, independencia, expensas.


Seamos sinceros, la mayoría se pasa a consultor (contractor) porque se gana más. Es debatible sobre el "ganar más" también. Yo mismo hice muchas cuentas al respecto y llegué a la conclusión de que, a veces...contando feriados, 5 semanas de vacaciones pagas y 10 días de enfermedad usados al año, la diferencia es muy poca en lo que queda de sueldo anual. Pero lo cierto es que si, se gana más. Entre el doble y el triple (al menos acá en Nueva Zelanda).


La otra ventaja es la independencia. No estás obligado a ir a juntadas de la empresa, a setear objetivos globales, a quedarte en un lugar, a ir a una oficina. Yo por ejemplo puedo pasar todo el día pasando de un café a otro con mi esposa de paseo por el centro, con mi laptop, que está todo bien.


O quizás irme de viaje al pie de un volcán y trabajar desde esa tranquilidad por una semana. Es posible! O irme a Japón por un mes mientras sigo trabajando... bueno, se hacen la idea. La independencia es muy linda y viene por el lado también de irte a otro lado. Con solo 2 semanas de anticipación podés avisar e irte a otro lugar a trabajar.


Ahh las expensas...cuántas alegrías nos dan! Como independiente, podés pasar como expensa muchas cosas. El alquiler, el pago de la casa que compraste, la nueva MacBook que trajiste a tu oficina, equipo para la oficina, viajes, etc. Todo lo que tenga sentido pasar como expensa, hacelo! Eso va a reducir la carga de impuestos que pagás! En mi caso, cada dos meses me devuelven lo reclamado, al mismo tiempo que reduce lo que pago de impuestos por mes según qué tantas expensas tuve.


Lo malo: Incertidumbre, días no pagos y lidiar con la contabilidad vos mismo.


Ahora vamos a los bifes con lo malo. Qué puede tener de malo este paraíso laboral? Bueno, un par de cosas. Este par de cosas van a ser distintas seguramente dependiendo dónde vivas y, como les voy a contar, se pueden minimizar mucho.


La primera es obviamente la incertidumbre de no conseguir un próximo trabajo. Imaginate que estás a un mes de que termine tu contrato y no estás logrando cerrar con nadie más. O tal vez no hay oportunidades directamente... Al horno! Afortunadamente, en nuestra línea de trabajo y para perfiles senior, hay muchísimo trabajo. Vas a encontrarte rechazando amablemente y diciendo que estás disponible a partir de X día, cuando termina tu actual contrato. Para ese momento vas a tener varios recruiters queriendo llenar una posición con tu perfil.


Lo siguiente es que cobrás por hora. Y qué tiene eso de malo? Los feriados, días de enfermedad y cualquier vacación que te quieras tomar... no son pagos. Esto al principio te genera una cosa de "ayy no, no me quiero tomar vacaciones porque no las cobro!". Pero por otro lado...ganás el triple por mes que si fueses permanente. El balance es obviamente positivo, pero la codicia le pega duro al primerizo. En cuanto a feriados y días de enfermedad... los primeros son inevitables, ya fue, disfrutalos. Enfermarse es algo que podés minimizar comiendo saludable, haciendo ejercicio y descansando. Hacelo!


La tercer cosa fea y posiblemente la peor si no tenés una buena opción para lidiar con esto: La contabilidad. Así es amiguines! Van a tener que hacer todo ustedes mismos! Cuántas horas le cobran al cliente? A cuánto? Cuánto de expensas? Guardaron los recibos? Tienen que declarar todo al fisco! HORROR! Bueno, por suerte, existen opciones que hacen todo por vos. Por ejemplo yo uso una empresa con una app que hace TODO por mi. Yo solo subo expensas, recibo pagos con facturas que hago con templates de ellos y ellos hacen tooodo todito lo que yo necesito frente al fisco para mantener mi plata y libros en orden y alineados con la ley. Un lujo.


La otra opción más old school y que hacen muchos es, sino, pagar a un contador. Pero tenés que andar con papelitos de acá para allá y a mi me resulta un embole.


Conclusión.


Espero les haya resultado útil mi experiencia y consejos! De acá les queda a ustedes decidir qué camino es el mejor para ustedes, poner en la balanza lo bueno y lo malo, ver qué chances tienen en sus países y ciudades y mandarse!


Nos vemos en la próxima!

158 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo