top of page

Adios 2020: Un año para el recuerdo

Y así como quien no quiere la cosa se va el 2020. Muchos están esperando que, con su fin, se termine todo lo que vino: Pandemia, gobiernos, inflación y todo eso por lo que este año se hizo (in)famoso.

2020
2020 fue un buen año

Yo honestamente no me puedo quejar. El año fue realmente bueno más allá de que hubo mejores partes y que todo tiene su lado positivo y negativo. Por empezar, la pandemia prácticamente no la sentí! Para los que no sepan, me encuentro en Nueva Zelanda, donde el Coronavirus no provocó el lío que hizo en el resto del mundo. Fue 1 mes de poder salir a pasear menos lejos y luego vida normal durante todo el año. Algo que todavía no caigo en lo afortunado que fuimos.


Y hablando de pandemia...cambié de trabajo justo cuando empezaba el lockdown en el país kiwi! Si... bien a contramano. Hubo dos semanas en las que no pude trabajar porque no tenía el equipo debido a las estrictas medidas que se habían puesto de aislamiento social. Luego recibí mi equipo y trabajé por un buen tiempo desde casa hasta que pude conocer a mis compañeros cara a cara, lo cual se sintió raro pero satisfactorio, ya que hacía tiempo que no me tocaba un equipo de gente tan copada. El mix cultural está siempre presente y es una de las cosas que más me gusta de haber migrado, te abre la cabeza muchísimo.


También fue raro cómo me tuve que despedir de mi anterior equipo, dado que un buen día nos anunciaron que teníamos que irnos con todas nuestras cosas y no volver a la oficina hasta que el gobierno diese luz verde, así que hasta bastante después no pudimos juntarnos a tomar unas cervezas y hacer una despedida acorde.


Algunos amigos perdieron su trabajo (de testers!) y pasó un buen tiempo hasta que pudieron conseguir uno. Si, en el primer mundo pasó también. He visto gente que estaba con Visa de trabajo y por este tema se tuvieron que volver a sus países. Me hizo pensar eso en cómo uno está más solo cuando se va de su país. Sin familia donde caer cuando todo está mal. Debo aclarar que fueron siempre testers manuales porque, en Automation, trabajo hubo para todos. Más sobre esta observación al final.


Yo mismo tuve que decidir rápido y en base a la pandemia que teníamos encima. Mi idea era empezar a trabajar como contratista (por mi cuenta) una vez obtenida la residencia, cosa que ya tenía, pero debido a cómo venía el 2020, no quise meter el factor de riesgo y terminé aceptando un rol permanente como les contaba más arriba. Esta decisión terminó rindiendo porque a los meses se anunció que todos los contratistas del lugar al que caí tenían que o irse o hacerse permanentes. Suspiré de alivio...